Frases que me fascinaron

Fragmentos que me dejaron huella…

“Prometámonos a nosotras mismas que jamás nos quedaremos con algo que no nos gusta por el mero hecho de que sea cómodo. Nos merecemos lo mejor y, sobre todo, nos merecemos creerlo.” Valeria en blanco y negro, Elísabet Benavent

“No puedo decirte te quiero, porque es un insulto a lo que siento por ti… y si te digo te amo, apenas llega a describir lo que eres para mi…” Si tan solo fuera sexo, Myriam Ojeda

“Sé que es amor verdadero cuando me doy cuenta de que desearía poder pasar todo esto en su lugar.” Encontrando a Silvia, Elísabet Benavent

“Tu lugar en el mundo es donde esté tu corazón. El resto es escenario.” Eres mi paraíso, Barb Capisce.

“Nadie debería luchar por ser perfecto. Es demasiada tensión.” Regálame un día, Judith Priay.

“El trabajo debe ser el modo de ganar el dinero que necesitamos para hacer lo que de verdad nos gusta, pero me temo que yo me he dado cuenta de eso demasiado tarde.” El año que fue martes, Ernesto Valfer.

“Las malas experiencias que has vivido te cambian inevitablemente, pero las nuevas te renuevan.” Yo, tú, él y vos… de Benidorm a Las Vegas, Mar Cantero Sánchez

“A veces nos dejamos llevar por personas que dibujan para nosotros un escenario donde somos las estrellas principales, sin darnos cuenta que las luces del teatro deslumbran tan sólo por un par de horas, apagándose de pronto y dejando el alma en la más completa oscuridad.” Detrás del cristal, Mayte Esteban

“Para eso está la vida: para aprender de los errores.” Trazos de deseo, Elena Montagud

“…yo, definitivamente no soy de quien no me valora” Morir por esa boca, Mariel Ruggieri

“Las cosas no pasan porque si, la vida pone a las personas que tiene que poner en nuestro camino por algún motivo… No, no son casualidades, sino señales del destino.” Y llenarte el muro de flores, Laura Nuño y Helen C. Rogue

"... sólo necesitan encontrar aquello que les une para ponerse de acuerdo y actuar… aquí abajo hay sesenta mil personas, y todas, sin excepción, están haciendo lo mismo. Es el inconsciente colectivo. Una persona enciende un mechero, luego diez más siguen su ejemplo, cien copian la idea, mil dan el mismo paso y la onda expansiva llega a los sesenta mil en décimas de segundo. Es increíble. Si se pusieran de acuerdo para cosas más importantes, el mundo no estaría en crisis." El libro de la Elegida, Lena Valenti.

"Lo mismo que sientes tú por tú hijo, sigo sintiendo yo por ti. Y me duele no poder intercambiarme contigo cada vez que veo que sufres." Días de lluvia, Angeles Ibirika.

"¿Sabes por qué te quiero? No sabía que estaba perdido hasta que tú me encontraste. No sabía lo que era estar solo hasta la primera noche que pasé sin ti en mi cama."Maravilloso Desastre, Jamie McGuire.

“¿Una mala decisión que cambia tu vida a mejor es, a la larga, una buena decisión?” Las amantes de mi marido, Bridget Asher.

"Siempre pensé que la vida, como el amor, eran algo que había que beberse deprisa, sin detenerse ni para tomar aliento. Ahora sé que los excesos hacen que no diferencies las cosas realmente importantes de las que no lo son. Yo no supe valorar ninguna y lo he descubierto cuando ya es demasiado tarde."Donde siempre es otoño, Angeles Ibirika.

"Quiero ser tu principio y tu fin" Otoño en Manhattan, Eva P. Valencia.

"Porque necesito que entiendas que en esto que tenemos no solo estás tú. Que si quieres que forme parte de tu vida, tienes que asumir que tus actos tienen consecuencias y que en ocasiones, esas consecuencias pueden hacer mucho daño." Quiero que conozcas a alguien, Estefanía Yepes Sánchez.

domingo, 5 de octubre de 2014

Una tarde de domingo con... Silvia García Ruiz




Silvia García Ruiz es la autora de "Jugar con fuego" Ganadora del I Premio Zafiro de Novela Romántica y "Mi perfecto sapo azul" (reseña). La puedes seguir en Facebook.




- ¿Por qué decidiste escribir?
- Siempre tenía mil ideas rondando mi cabeza, así que decidí plasmarlas en el papel  dando con ello vida a mis historias.  Me gusta escribir porque cada vez que creo una novela, yo decido el por qué, el cuándo y el dónde. Además, cuando escribes te evades de todo lo que te rodea y escapas de la realidad, tus personajes hacen lo que tú no puedes y es una buena forma de desahogarte del caos en el que se convierte a veces tu vida. 

- Hace poco he visto un video de un niño que está cansado de que todos le pregunten qué quiere ser de mayor, tiene claro que cuando sea mayor quiere seguir siendo pequeño, ¿siempre tuviste claro lo que querías ser de mayor?
- No, como todos los niños cambié cien veces de opinión, lo que si tenía claro era que me gustaba escribir.

- ¿Qué me puedes contar de esa historia que está saliendo de tu imaginación en estos momentos?
- Estoy escribiendo una comedia romántica bastante más extensa que las demás que he escrito hasta ahora, y que me trae de cabeza. Los protagonistas son dueños de unas tiendas rivales y se enfrentan continuamente: ella es una mujer con mucho carácter y él un autentico gigoló que, aunque tiene una hermosa sonrisa para todos, sólo saca su verdadero y despiadado carácter con nuestra protagonista. Creo que es bastante divertida ya que el tipo de negocio que tiene ella da mucho juego, y los personajes secundarios que trabajan para ella son bastante extravagantes. Espero que a mi editora le guste y me la publiquen, porque es una historia de amor que me ha gustado mucho crear.

- ¿Qué es lo que más te cuesta decidir de una novela una vez que tienes clara la trama?
- Cuando empiezo a escribir muchas veces tengo claro el principio de la trama y el final. Cómo hacer llegar a los protagonistas a ese final capítulo a capítulo es difícil. Hay días en los que me inspiro y puedo escribir media novela del tirón, y luego hay otros en los que golpearía el teclado con la cabeza para ver qué narices poner en ese capítulo.

- ¿Qué sentimientos esperas despertar en tus lectores?
- Me gusta que se encariñen de mis personajes, que en ocasiones se sientan identificados y que se diviertan con lo que leen.

- ¿Qué estás leyendo?

- Estoy muy atrasada en la lectura desde que tuve a mi hija hace más de un año, así que ahora estoy intentando ponerme al día. Estoy leyendo “Beautiful Bastard: Un tipo  odioso”  de Christina Lauren y estoy disfrutando bastante con esta novela.


- De todos los libros que has leído, ¿cuál te ha despertado más sentimientos?
- “Sueño contigo” de Lisa Kleypas me enterneció. El es un duro hombre lleno de pecados que se ha hecho a sí mismo y cuando conoce a la inocente protagonista que le roba el corazón intenta a toda costa alejarse de ella, ya que él no está dispuesto a corromperla con el escabroso mundo que lo rodea.

- ¿Hay alguna novela que te gustaría ver en la gran pantalla?
- “Tenías que ser tú” de Susan Elizabeth Phillips. Me encanta cómo una protagonista a la que todos creen tonta juega con todos a su antojo. Y si es posible alguna mía, también (de sueños también se vive).

- Tengo la costumbre (no sé si buena o mala) de guardarme las frases que me fascinan en los libros que leo, ¿tienes alguna que te haya gustado especialmente?
- Creo que los clásicos son los que más frases inspiradoras nos dan para crear esas novelas de ahora que tanto nos gustan, así que siempre recuerdo ésta que nos dejó William Shakespeare en una de sus afamadas obras: Con ligeras alas de amor franqueé estos muros, pues no hay cerca de piedra capaz de atajar el amor; y lo que el amor puede hacer, aquello que el amor se atreve a intentar.

- Todos tenemos un año, un verano, una época de nuestra vida que recordamos con especial entusiasmo, ¿cuál es la tuya?
- La primavera, cuando todo comienza de nuevo a florecer y surgen nuevas historias de amor. También es la época en la que mi hija y yo cumplimos años y lo celebramos juntas.

- Si me pongo a curiosear en tu biblioteca particular, ¿qué tres libros me recomendarías?
- “El diablo en invierno” de Lisa Kleypas, “El  libro de Jade” de Lena Valenti y “Luna de Oriente” de Nieves Hidalgo.

- ¿Qué adjetivo te define mejor?
- Loca enamorada.

- ¿Una canción que te emocione?
- La música que siempre me hace emocionarme cada vez que la escucho  aunque carezca de letra, es “Theme from Schindler´s List” del compositor John Williams. Ese violín es hermosamente triste y me saca más de una lágrima cada vez que lo escucho.


- ¿Puedes contarme una anécdota divertida de ésas que se comparten con los amigos y recuerdas con el paso de los años?
- La que posiblemente más recuerde a lo largo de los años es como conocí a mi marido: fue a través de una cita a ciegas donde yo le llegué directamente a casa. Mientras yo pensaba sobre qué clase de pesado me encontraría el novio de mi amiga para que no estuviera sola, él pensaba que yo sería una chica poco agraciada a la que tendría que soportar. Nuestra alcahueta no nos dijo nada de como éramos en ningún momento. En nuestra primera cita nos pasó de todo: llovió a cántaros, nos abordó un loco que nos contó su vida sin que pudiéramos evitarlo mientras estábamos resguardados bajo un toldo esperando a la pareja de mi otra amiga que nunca llegó, y la discoteca a la que íbamos a ir estaba cerrada y acabamos en el cine viendo una película, digamos que no muy buena. Mientras conversábamos atraídos el uno por el otro, él me informó arrogantemente que nunca le había pedido salir a una chica, que eran ellas las que se lo pedían a él y, por supuesto, me tuvo al tanto de que no salía con mujeres más jóvenes que él, sólo de su misma edad o mayores. A pesar de lo gallito que se puso, me gustó mucho, ya que me regaló una rosa y me hizo reír y disfrutar toda la noche. Finalmente, cuando mi amiga se olvidó el bolso en el cine, fue él quien me pidió una cita. Y después de llevar saliendo tres semanas por fin me preguntó mi edad. Yo soy tres años menor, algo que por lo visto no le importó, porque ahora llevamos catorce años juntos y siempre bromeamos sobre el día en que nos conocimos. Aunque él todavía hoy asegura que nunca me pidió una cita, tan sólo me sugirió pasar “algún tiempo” juntos...

- Y por último, una curiosidad muy personal y que da título a la entrevista, ¿cómo es una tarde de domingo con Silvia García Ruiz?
- El domingo duermo hasta tarde gracias que mi marido no trabaja en fin de semana y se queda cuidando de nuestra hija. Me levanto y escribo un poco si me llega la inspiración, aunque a veces la muy ladina se me escapa y tan sólo me golpeo la cabeza contra el teclado intentando que se me ocurra algo. Mi hija de año y medio, dispuesta a imitarme, me roba el ratón del ordenador y corre felizmente por toda la casa regodeándose en su victoria mientras yo la persigo y cuando consigo mi objetivo y vuelvo a mi mesa, ella vuelve al ataque. Luego, mientras mi marido le da la comida a nuestra pequeña, yo cocino. Y cuando terminamos y conseguimos que nuestro pequeño angelito se duerma, al fin podemos disfrutar de un rato a solas. Luego la pequeña se despierta, merienda y ambos pasamos la tarde con ella. Y después de cenar, cuando mi hija y mi marido están dormidos, es el momento en el que finalmente consigo tener un rato de paz para mí sola y para ponerme delante del ordenador a crear una de mis historias.

1 comentario:

  1. Gracias por publicar la entrevista, muy simpática es Silvia Garcia y se ve que muy sencilla también. Me gustaron mucho sus libros.
    Saludos desde Paraguay ;)

    Silvia G.

    ResponderEliminar